Justicia Global: Liberal y Radical

Milton Fisk
Indiana University

Resumen:

Los radicales de la izquierda no son los únicos críticos de la globalización económica actual. También fuertes críticas vienen desde un ala del lado liberal. En la teoría política los liberales como Brian Barry y Thomas Pogge proponen conceptos de justicia global los cuales utilizan para criticar la globalización económica actual. Sobre los puntos de reforma los izquierdistas y los liberales pueden unirse muchas veces en acción para cambiar la globalización. Por ejemplo, los radicales y varios liberales pueden trabajar juntos para terminar el uso del Fondo Monetario Internacional de los prestamos para negociar una disminución de los beneficios de los trabajadores. Sin embargo tal cooperación desaparece cuando los radicales izquierdistas atacan el capitalismo como razón fundamental de los malos de globalización económica actual.

Parece extraño que los liberales deben al fin separarse de los radicales izquierdistas puesto que los dos están de acuerdo en la creencia que el respeto igual y la autonomía son el derecho de todos los humanos. A partir de este acuerdo los dos lados deben estar de acuerdo que la justicia global puede ser alcanzada a través de la garantía del derecho de respeto igual y de autonomía. Quedaran detalles que debemos resolver para fijar el sentido preciso de respeto igual y de autonomía. Por ejemplo, ¿es el respeto igual a través de las fronteras la razón por la que el acceso debe ser igual a los recursos básicos? ¿Es que los ciudadanos de un país dejan su autonomía cuando los de otro país ganan una voz en sus asuntos a través de los cuerpos regional o global?

Aun cuando los dos lados pueden aceptar las mismas respuestas a estas preguntas una larga distancia queda entre ellos. ¿Por qué la diferencia? Resulta del hecho que los liberales ignoran un factor que es importante para los radicales. Ellos ignoran el proyecto que queda atrás de los derechos de respeto igual y autonomía. Desde la óptica liberal estos derechos, que constituyen juntos la base para la justicia, son cosas sobre las que nosotros los humanos pueden estar de acuerdo a pesar de las diferencias entre nuestros proyectos. Para los liberales esos derechos no son dependientes en los proyectos y esos derechos son iguales en proyectos diferentes. No obstante los radicales izquierdistas consideran los valores en general como enlazados a un marco caracterizado por un proyecto.

Los candidatos por un marco de esta índole normalmente tienen que ver con la vida social. Entonces la viabilidad de un grupo social puede ser el marco en que distinguimos lo correcto de lo injusto. Otra manera de caracterizar el proyecto en el cual descubrimos la moralidad es de verlo como los lazos de cooperación mutua en un grupo. En algunas circunstancias la viabilidad de un grupo depende de lazos cooperativos por el hecho que los bienes básicos serian rechazado sin cooperación mutua. Así que John Rawls, el famoso liberal/radical, comenzó con la presuposición de que la sociedad relevante a su teoría es un proyecto cooperativo mutuo. La tarea de este proyecto se hace la de descubrir los derechos y reglas de distribución que pueden dar viabilidad a estos lazos cooperativos mutuos.

Por supuesto, hay diferentes tipos de grupos cooperativos – ciudades, países, sindicatos, movimientos internacionales o regionales, cooperativos de consumo o de producción. Podemos hablar de la justicia o la no justicia de diferentes segmentos de la vida global – la red global de sistemas de la producción de agua potable o la red global de actividad económica. A pesar de ser segmentos de la comunidad global la justicia o no justicia de estos segmentos se refiere a la capacidad que ellos tienen como segmentos para incrementar la viabilidad de la comunidad global.

En contraste bajo la óptica liberal la justicia se funde en los derechos no contextualizados. No hay un proyecto que los hacen relevantes. Son normas que vienen desde afuera. ¿Cuales son las consecuencias de la falta de un marco social con respecto a la justicia global?

Sin esto marco uno puede pensar que la justicia es compatible con diferentes tipos de relaciones sociales. Entonces uno vera la posibilidad de justicia a dentro de un sistema no mutuo como es el capitalismo. Pero no hay tal posibilidad pues la justicia es una expresión de la igualdad y autonomía. Los liberales van a gastar sus esfuerzos tratando de convencerse que el capitalísimo puede renunciar el apoyo del Banco Mundial y de la Organización Mundial de Comercio para evitar la falta de respeto igual y autonomía. O ellos reconocen la contradicción entre pobreza y los valores liberales pero proponen unas medidas redistributivas en vez de criticar la necesidad para la labor barata en un sistema competitivo y no cooperativo.

En suma los liberales pueden proyectar un sistema global que es al mismo tiempo justo y capitalista solo por la falle de no considerar la moralidad como parte de un proyecto social. En contraste los radicales de la izquierda comprenden que el contexto de una moralidad de respeto y autonomía es el proyecto de hacer viable la vida social, comprendida como una vida cooperativa.